El fraude telefónico es una estafa que desde tiempos atrás siempre ha existido, donde los estafadores pinchaban cables de cobre y se podían beneficiar de este servicio a costa de otros. Sin embargo, hoy en día con el auge de las nuevas tecnologías y la telefonía voip el fraude telefónico está de nuevo a la orden del día.

En este artículo tenemos la intención de generar conciencia y conocer cómo se realizan estos Fraudes Telefónicos, debido al exponencial aumento de este tipo de incidencias en diversas redes telefónicas en los últimos tiempos. No solamente se trata de beneficiarse del servicio telefónico a costa de un pobre usuario estafado, sino que justamente se aprovechan para beneficiarse económicamente, derivando en las altas sumas de dinero que obtienen los estafadores, sacando ventaja a la falta de una autoridad reguladora internacional que proteja a los afectados.

Identificar los puntos débiles en la seguridad, es un paso clave para la prevención del Fraude Telefónico; el no tomar acciones podrían causar enormes costes en la facturación telefónica no deseados, cortes y fallos en los sistemas de telefonía, daños a la imagen corporativa y diversos conflictos legales.

 

Causas del aumento del Fraude Telefónico

La constante exposición a diversos medios y redes sociales, aparte de implicar un mundo más conectado y globalizado, lo hace también más vulnerable al acceso no autorizado a información y contenidos que deben ser del dominio privado y confidencial. Actualmente cualquier persona desde un dispositivo con acceso a redes telefónicas de diversa índole, con un bajo conocimiento en tecnología y telecomunicaciones en general pueden obtener información que llegue a poner en riesgo dichas redes y sistemas.

Aunado a lo expuesto anteriormente, a pesar de haber toda una gama de procesos y mecanismos de protección ligados a los sistemas de comunicación, las recomendaciones hechas por los proveedores no siempre son tomadas en cuenta en su totalidad y dichas pasos son tomados a la ligera por la falta de conciencia sobre el problema.

 

Modo de operación de los estafadores

Los estafadores acceden a los sistemas de comunicación telefónica (centralitas telefónicas) desde fuera de los límites de la empresa, debido a fallas en el sistema de seguridad. En el pasado, para entrar a la centralita directamente, solo se podía a través del puerto de mantenimiento, pero así como evolucionan las redes telefónicas, lo han hecho las aplicaciones de desvío de llamadas de voz, engañando a los usuarios, aumentando la dificultad de detección del fraude.

Entre los métodos más usados, se pueden contar:

  • Mantenimiento remoto

Personas no autorizadas detectan el módem conectado al puerto de mantenimiento e intentan conectarse con la contraseña por defecto del dispositivo, la cual pocas veces es cambiada. Ya dentro del sistema el estafador puede realizar cambios en la configuración que perturbe de manera parcial o total las comunicaciones telefónicas.

  • DISA (Acceso directo al sistema)

El acceso de uso remoto puede ser muy vulnerable debido a que por medio de la centralita se puede controlar parcial o totalmente dichos accesos, si el sistema no se encuentra debidamente protegido.

  • Restricción selectiva de llamadas salientes

Los piratas informáticos sacan provecho de la poca eficiencia de los sistemas de control de llamadas usando un software que usurpe la identidad y realice llamadas ilimitadas a números con tarifas especiales o de larga distancia.

  • Transferencia y desvío de llamadas al exterior

La configuración débil de los permisos para llamadas internacionales, hace posible que los estafadores puedan actuar con facilidad. Cabe destacar que algunos de estos fraudes ocurren por  complicidad de alguien dentro de la compañía.

  • Buzón de voz

El ataque por medio del presente método tiene como objetivo, utilizar el sistema de buzón de para hacer llamadas de larga distancia o a un número con tarifa especial. Típicamente los puertos de conferencia son los más afectados.

En el siguiente artículo hemos detallado una serie de medidas preventivas para tomar en consideración y poder minimizar los riesgos del fraude telefónico.